Buscar este blog

martes, 25 de marzo de 2008

Durmiendo con el enemigo

Discutió con su marido y cuando se acostó, lo mató con agua hirviendo

Un hombre murió a causa de las graves quemaduras sufridas en su cuerpo, cuando su concubina le descargó una olla con agua hirviendo mientras dormía en su vivienda de la ciudad de Puerto Madryn.
La agresión ocurrió el domingo a la madrugada pero fue divulgada hoy, tras conocerse la muerte del hombre en un sanatorio privado, adonde había sido derivado en grave estado después de recibir las primeras curaciones en un hospital público.
De acuerdo al informe policial, todo comenzó el sábado a la noche cuando Julio Rocha (50) llegó a su vivienda ubicada en la esquina de Don Bosco y Roberto Gómez, del barrio El Porvenir, de la ciudad de Puerto Madryn.
En el interior del domicilio el hombre discutió con su esposa, por razones que se tratan de establecer, y luego se acostó en la cama de la habitación para dormir.
Un rato después, la mujer se dirigió a la habitación y descargó sobre el cuerpo de la víctima el agua hirviendo de una una olla grande, provocándole severas heridas en distintas partes, entre ellas en los genitales.
El hombre logró por sus propios medios vestirse y ascender a la camioneta de su propiedad, con la que llegó hasta el hospital público, donde fue internado de inmediato en la sala de terapia intensiva.
Una horas después y a causa de la gravedad de su estado, los médicos del hospital decidieron trasladarlo a un sanatorio privado, donde murió en las últimas horas.
El comisario Enrique Fabián Bezunartea, de la policía de Chubut con asiento en Puerto Madryn, destacó que no hay más testigos que la mujer, ya que la pareja estaba sola cuando ocurrió la discusión, por lo que la agresora fue acusada de "homicidio agravado por el vínculo".
Vecinos de la pareja comentaron que eran frecuentes las discusiones entre Rocha y su mujer, cuya identidad se decidió mantener en reserva, pero ya fue detenida.

Día de la Memoria

De la complacencia mas absoluta a Videla, hasta el mayor icono del "nunca más". Argentina, pais generoso.

Un mozo les servía un menú que la prensa calificó como "sobrio": budín de verduras con salsa blanca, ravioles y ensalada de frutas con crema o dulce de leche, con vino tinto Bianchi 1887 y San Felipe blanco. Videla, dijeron después los escritores, se dedicó a escuchar y les repitió varias veces que para él era un honor compartir esa mesa con tan importantes personajes. - Es imposible sintetizar una conversación de dos horas en pocas palabras, pero puedo decir que con el presidente de la Nación hablamos de la cultura en general, de temas espirituales, culturales, históricos y vinculados con los medios masivos de comunicación. Hubo un altísimo grado de comprensión y de respeto mutuo, y en ningún momento la conversación descendió a la polémica literaria e ideológica y tampoco caímos en el pecado de caer en banalidades; cada uno de nosotros vertió sin vacilaciones su concepción personal de los temas abordados. Dijo, a la salida y a la prensa, Ernesto Sábato, y siguió: -Fue una larga travesía por la problemática cultural del país. Se habló de la transformación de la Argentina, partiendo de una necesaria renovación de su cultura. Después le preguntaron su opinión sobre Videla: -El general Videla me dio una excelente impresión. Se trata de un hombre culto, modesto e inteligente. Me impresiono la amplitud de criterio y la cultura del presidente. Dijo Ernesto Sábato, y los periodistas volvieron a sonreír: ya tenían un cierre. YA EN 1978, Sábato Explicaría su posición en un articulo de la revista alemana Geo: "La inmensa mayoría de los argentinos rogaba casi por favor que las Fuerzas Armadas tomaran el poder. Todos nosotros deseábamos que se terminara ese vergonzoso gobierno de mafiosos", dijo, para explicar el golpe de marzo. Y, mas adelante: "Desgraciadamente ocurrió que el desorden general, el crimen y el desastre económico eran tan grandes que los nuevos mandatarios no alcanzaban ya a superarlos con los medios de un estado de derecho. Porque entre tanto, los crímenes de la extrema izquierda eran respondidos con atentados de represalia de la extrema derecha. Los extremistas de izquierda habían llevado acabo los mas infames secuestros y los crímenes monstruosos más repugnantes". Y, para concluir: "Sin duda alguna, en los últimos meses, muchas cosas han mejorado en nuestro país: las bandas terroristas han sido puestas en gran parte bajo control".