Buscar este blog

martes, 26 de diciembre de 2006

Las Celebraciones de la ignorancia

Parece que alguien llamado Ignacio Valle, no lo se a ciencia cierta, inició esta campaña contra la pirotecnia. Llegó a mi casilla de correo por otro medio, pero merece ser leído. En todo caso estoy de acuerdo y por eso lo publico. Saludos.

Las Celebraciones de la ignorancia
¿Es imposible detener la estupidez masiva?, ¿será posible desatar una lluvia global calma, pero permanente, que logre arruinar la imbécil celebración pirotécnica del sinsentido durante dos ocasiones puntuales consecutivas?
Todas y cada una de las personas que en el mundo mantienen la tradición de un festejo desubicado, violento y absolutamente amoral creen, ilusionadas, existir como individuos autodeterminados, creen estar manejando sus vidas e influyendo poderosamente en sus entornos inmediatos y más allá. Esperan ansiosos a dos de los "permisos anuales" de un sistema milenario que los maneja como miserables cobayos de laboratorio para desatar los contrasentidos más ridículos, los excesos y los "crímenes permitidos" más crueles e impredecibles contra el medioambiente y sus cohabitantes menos salvajes, humanos y no humanos.
Como válvulas de escape absolutamente caóticas el descontrol reinará hegemónico durante las próximas fiestas, demostrando con evidencias irrebatibles nuestra espantosa condición de rebaño ignorante integrado por depredadores manipulados hasta el infinito que adolecen del mínimo grado posible de conciencia, no sólo en cuanto a lo que es bueno o malo; ni siquiera sabemos quienes somos, no hay conciencia propia de la existencia.
Muchos de ustedes podrían, con cierta lógica, inferir que éstas palabras son, en sí mismas, una manifestación exagerada en cuanto a que existen circunstancias cotidianas e históricas mucho más trágicas que "las fiestas", pero las absurdas e insoslayables contradicciones fáctico-conceptuales que suceden durante estos estúpidos festejos son testimonios muy pesados como para no ser tomados en cuenta, fieles bocetos de lo que somos capaces en los crudos planos de lo empírico.
Tanto quienes se identifican con la izquierda como con la derecha, así como los intransigentes centristas, cada una de las personas que busca una excusa ideológica, filosófica o religiosa como ruta para poder escapar de la terrible percepción del vacío existencial se masificarán en dos ridículas circunstancias que desnudarán la hipocresía, el egoísmo, la inmadurez supina y la ignorancia más violenta, actitudes capaces de bosquejar con crudeza nuestra pésima condición social.
No soy un profeta divino, ni un profeta del odio, ni un profeta de alguna de las miles de variables posibles en cuanto a los baratos recursos místicos para el escape; soy un igual, un tarado parcial y circunstancialmente conciente de algunas cositas que hacen del mundo un lugar siempre un poquitito peor…
Y te escribo porque vas a gastar $10.-, $25.- o $200.- en violentísimos petardos, en cegadoras cañitas voladoras y fuegos de artificio sofisticados; parece que necesitás con desesperación mostrar que estás ahí, con brutalidad vas a mostrarle a todos que no podés dejar de ser tenido en cuenta, y parece que esto sucede porque todavía no sabés bien quién carajo sos. Porque ese pequeñito poder momentáneo te sirve para sublimar, para escaparte de tu impotencia y tus frustraciones, pero en el día en que conmemorás el nacimiento del Rey de Reyes, el Rey de la Paz y la Compasión te pasás por el trasero toda la miseria y el hambre que ronda por ahí, muy cerca de tu casa. Ni hablemos del asco y el terror con los que vas a observar a quienes se acerquen descalzos hasta tus caminos, o tu casa, para pedirte una moneda…
Claro, tu dinero es tuyo, más que nada en Navidad, ¿cómo no vas a preferir reventar el aire y hacer vibrar las paredes de todo el barrio antes que tender mesas con alimento para los que sufren, en el día del Señor?, ¿pero cómo carajo podés permitirme decirte que tus festejos son una porquería hipócrita, violenta, descerebrada y egoísta manipulada por una derecha sanguinaria, salvaje y depredadora, o por una izquierda puramente declamatoria y vacía de acción social concreta, cuantas veces funcional a los argumentos represores del fascismo, vacía de amor y que sólo te sirve para tener la ilusión de que sos alguien especial?
Es muy poco probable que tu mesa navideña y de fin de año te encuentren en una comunión pacífica y conciliadora con vos mismo y con todo aquello y aquellos que te rodean; más bien mucho alcohol, pero mucho, y caro. Y mucho miedo, mucha agresión solapada, y expuesta, mucho volumen y alaridos superponiéndose entre sí, como desesperados reclamos de atención que logren ganar la batalla de los narcisismos heridos en el reinado de una guerra con tus íntimos, aparentemente eterna, que se da en el marco de la ignorancia de lo que es esencial, de lo que realmente debería importar.
De esta forma es que comprensiblemente te importa tres carajos que en éstas fechas se arrojen al aire alrededor de todo el globo, más de 225.000 toneladas de monóxido de carbono y otros tóxicos patógenos como producto de la pelotuda deflagración de pirotecnia. Y menos aún te calienta que decenas de miles de animales mueran de terror, víctimas de ataques cardíacos ante los flashes y explosiones de tu miserable festejo, o que grupos enteros de aves migratorias pierdan por completo el rumbo huyendo despavoridas de sus rutas sin lugar alguno al cual poder escapar, dada la masiva infección pandémica de la estupidez festiva. Menos aún te importan los nuevos mutilados, quemados, los nuevos ciegos de tu barrio y de tu familia, y los arrollados por el tránsito desenfrenado empapado en alcohol, intoxicados por la droga y la desesperación que nadan en el vacío más insondable, y como carajo te van a importar, ¿acaso no tendrían que morirse todos?
¿Y cómo es posible que te importe en lo más mínimo el hecho de que lo que estás celebrando es en realidad la conmemoración milenaria de las FIESTAS SATURNALES ROMANAS, circunstancias en las cuales el descontrol absoluto se permitía en el ámbito del Imperio Romano (incluyendo ocasionales violaciones y asesinatos)? Sucede que Constantino decreta, al tomar Roma (parte occidental del Imperio que se había escindido), al Cristianismo como religión oficial, comenzando la implacable persecución oficial de todo aquel practicante religioso no cristiano. Esto sucede a punto tal que por variables derivadas de dichos motivos asesina a toda su familia… Pero Constantino sabía que no le era políticamente conveniente censurar a toda tradición fuertemente arraigada a nivel popular, menos aún cuando la fuerza de ese arraigo estaba basada en los instintos más básicos e irrefrenables de esta raza tan primitiva y violenta (vos y yo), por lo que permite la continuidad de las SATURNALES prohibiendo algunas de sus características pero permitiendo algunos excesos violentos y gastronómicos, asignándoles a estas fechas el nacimiento de Jesucristo. Y, obvio, a vos no te importa un carajo.
Seguramente gastarás entre $300.-, $500.- o $1000.- en banquetes repletos de basura y banalidades que te van a rellenar hasta la inflamación y te van a regalar tres o cuatro días de descompostura rayando en la internación hospitalaria, pero jamás se te ocurriría acercar cuatro o cinco platos de comida y un par de botellas de agua mineral a las puertas de un barrio en el cuál muchos chicos sufren de insomnio porque el estómago les duele de hambre. Por supuesto, si tu dinero es tuyo y vos hacés con él lo que se te canta…; pobre iluso, aún no despertaste del sueño. Sos un programa, un programa absolutamente inconsciente de su programador, inconsciente también de la inconmensurable máquina dentro de la cual se desarrolla tu fantasía oscura o luminosa, incluyendo a todos los matices intermedios.
A partir del próximo Jueves vas a salir corriendo de tu casa, tu vehículo va a pulsear neuróticamente contra todo aquello que se te cruce jugando a la "mancha-muerte", con el único propósito de alcanzar el mítico grial de un estacionamiento privilegiado cerca del manicomio constituido por el compulsivo consumo patológico de fin de año. Y claro, ¿a vos que carajo te importa?, si sos capaz de convivir diligentemente con un grupo de asesinos que ahogan en un mar de sangre a un promedio de 7.000 personas por año, sólo motivados por llegar rápido y primero a sus mediocres y paupérrimos destinos circunstanciales…
Y vas a molerte a trompadas con el otro neurótico que va a colarse en la fila del negocio en el cual vas a satisfacer la idiota compulsión, a renovar la ilusión que tu bolsillo dentado es capaz de sostener, sacrifiques lo que tengas que sacrificar; personas, animales, biosfera completa y, en definitiva, a tu propia, desconocida, maltratada esencia, y a la misma paz (ya maltrecha) de tu familia. Pero jamás se te cruzaría por la cabeza el acercarle tus libros ya leídos a aquellos que viven sumidos en la miseria para, al menos, intentar una pequeña llama que ilumine los amplios basurales del imperio de la oscuridad. Obvio, tus libros son tuyos, son tu propiedad, como inocentes esclavos de una ignorancia profunda a los cuales (¡OJO!) no debe asignarse la culpa de su permanente manifestación.
Sí, sí, claro, estás pensando en EL ESTADO y sus malditas ausencias, que poco tienen de inocentes, sí…, quiero informarte algo, querido amigo/a; EL ESTADO está integrado por hombres y mujeres como vos y como yo; no son iluminados, ni ángeles de ninguna especie, no son enviados de una cultura 40.000 años avanzada respecto de la nuestra. Tus dirigentes, civiles o militares, son personas como vos, tan mediocres y dormidos como hábiles y concientes existan personas en éste planeta hoy por hoy.
Tus dirigentes no son tus padres, como vos subconscientemente quisieras, y manejan los ámbitos a su cargo al igual vos manejás aquellos ámbitos que te competen. Así como vos te escondés de tus responsabilidades y reclamás los lauros, gritando hasta ensordecer, así ellos hacen lo propio, actuando como sujetos manipuladores de tu necesidad primordial de idolatría, actuando también (DE VEZ EN CUANDO...) como chivos expiatorios de todas tus carencias materiales e intelectuales, de tu inacción e incompetencia. Y puedo asegurarte que no hay compensación económica alguna que logre hacer conciente a una persona de todo aquello a lo que sólo una introspección profunda y permanente permite arribar, por lo que resulta estúpido, absolutamente inviable, el reclamar que los "grandes poderes" sean detentados por conciencias profundas y responsables.
Cuando se acercaba la tragedia del boliche Cromagnón inicié una campaña Anti-pirotecnia que alcanzó a obtener una pequeña difusión, y muy discutida; molestaba encontrarse con un mail que parecía una estúpida espina distrayendo la imbécil emoción de poder repetir las usuales e inminentes salvajadas de fin de año. Incluso ciertos medios de comunicación se oponían arbitrariamente a difundir los textos dada la "inviabilidad política" de sus contenidos. Salvo un periodista de fuste: Don Marcelo Bartolomé, y no es necesario aclarar que Marcelo difundió el texto porque es un tipo al cual le cabe el sayo del respeto al pensamiento ajeno, y no porque el texto se hubiese originado en la mente de algún hábil intelecto. Queda a toda luz muy claro que quién aquí subscribe sabe que aún tiene demasiado por aprender...
Digo inviabilidad política hablando simplemente de no ponerse en contra a la audiencia estúpidamente conservadora en cuanto a sus tradicionales conductas violentas de todo psicótico fin de año. Y no hablo del conservadorismo político sino del 99% de las audiencias, esos superficialmente diferentes grupos de pensamiento enrollados en una madeja de irresponsabilidades cotidianas que constituyen la verdadera causa de nuestra realidad.
Obviamente TODOS los "grandes mediocres medios" de comunicación bebieron luego, morbosamente, la sangre derramada en las calles cercanas a Cromagnón, y dentro del mismo local también se encimaron desesperados al suelo a lamer las ultimas gotas. Ninguno de éstos medios mencionó su negativa previa a difundir la campaña antes mencionada, ninguno, obvio, pero ¿qué mierda esperaba éste estúpido iluso que hoy te escribe?. Y aún hoy continúan caminando lejos de la verdad, más bien cerca de satisfacer sus necesidades de supervivencia alimentando la hipocresía y auxiliando al placebo de una pseudo-justicia funcional a un sistema que necesita, para reinar con absoluta estabilidad, el alimento siempre profuso constituido por la ceguera estructural de las masas. Sucede que si las masas se transformaran en grupo de individuos autodeterminados y elevados a un camino de permanente crecimiento en su conciencia ninguno de los sistemas conocidos en este mundo lograría sobrevivir más de dos semanas.
Entre 1.000 y 1.400 chicos, de los cerca de 4.000 que se encontraban en el boliche, insultaban desaforadamente a Chabán y a Callejeros simplemente porque éstos amenazaban con no comenzar el show si no se detenían los disparos de fuegos artificiales. El edificio entero temblaba ante los saltos de la multitud enardecida que reclamaba por su derecho a desatar el infierno; finalmente lo lograron, y la tragedia fue indulgente porque podrían haber muerto dos mil, o más, no las 192 personas que finalmente partieron. Luego las hienas de la política, aliadas a las fieras de los mediocres de la comunicación y a los lacayos de diferentes estamentos de los poderes civiles armaron el circo "políticamente correcto" que les permitiese sobrevivir incólumes, y aún más fortalecidos tras la previsible crisis. Armaron crucifixiones, espectaculares simulaciones de los ejercicios institucionales en el marco de uno de los usufructos más flagrantes a la Constitución de nuestra historia. El terrible ejercicio buscó y logró la sublimación de la furia popular, una furia que de no haber sido bien contenida tal vez hubiese permitido la dilucidación profunda de las verdaderas causas de la tragedia; conciencia popular respecto de la propia decadencia, una decadencia inexorablemente creadora de un dolor infinito dada su extraordinaria capacidad de mutación tanto más oculta sea mantenida a lo largo de los siglos.
Terriblemente patético resulta comprender que dicho circo general fue armado buscando lograr la supervivencia de las causas verdaderas de la tragedia: la terrible pauperización de la cultura popular, la ausencia casi absoluta de altos referentes válidos para la juventud, la virtual desaparición de lazos familiares profundos, constituidos en una comunicación amorosa y profunda que sellara las fisuras emocionales e intelectuales lógicas de la adolescencia a través de las cuales busca infiltrarse continuamente todo sistema posible de dominación hegemónica.
El motivo del operativo estuvo centrado en esconder todo esto lo más profundamente posible como para perpetuar este estado deplorable, este sistema de cosas, la esclavitud, el temor, una existencia repleta de limitación, la disolución de la familia y su reemplazo casi absoluto por la institución del consumo. Ésto último fue el objetivo primordial del monstruoso operativo teatral.
El horror de los sucesos harto conocidos en forma asquerosamente superficial por todos nosotros no fue nada ante el tremendo y terrible estupor que sentí a las pocas horas de dicha tragedia; escuché como millones de personas se cagaban horriblemente sobre la memoria de los muertos del boliche, dando rienda suelta a una nueva batería de espantosa pirotecnia durante la noche de ese año nuevo. Se me escapó el animal enfermo que aún no logré trascender y casi termina sucediendo una tragedia en mi barrio, sentí el impulso irrefrenable de matar, mi impotencia me encegueció. Soy músico y siento como pobrísima a la calidad de CALLEJEROS en cuanto a su calidad profesional, tampoco desconozco que son reales coautores de la masacre (una de mis alumnas sobrevivió a la tragedia), pero bajo ningún concepto puedo admitir la bajeza inmoral masiva a la que asistí esa noche de año nuevo a todo mi alrededor.
Es sencillamente imposible concebir que las personas no entiendan que lo que es malo no ayuda, no ayudan ni alcohol, ni la marihuana y las demás drogas, así como tampoco ayuda el tabaco que mata a 40.000 personas al año (sólo aquí) sin que nadie emita prodigiosos, románticos, épicamente aguerridos discursos poéticos llenos de arenga e incitaciones a la revolución. Es muy extraño, ya que resulta evidente, y a todas luces queda expuesto, que fueron, son y serán las multinacionales dueñas del planeta aquellas financistas y empleadoras netas de los gobiernos más extremistas y genocidas de la historia de la humanidad.
El punto al que quería aludir es el siguiente: ¿cómo podés vos imaginar que una entidad virtual como EL ESTADO se haga cargo de subsanar la miseria y el infierno que viven millones de seres humanos (y no humanos) cuando sucede que ni siquiera podés caminar con la vista al frente y para ello zambullís tu avergonzada y temerosa mirada en el vacío infinito, en tu miserable celular lleno de lucecitas, en tu virtual jaula-aislante de MP3, o detrás de tus intensos (e hipócritamente prohibidos) cristales polarizados?
EL ESTADO es una entidad virtual, potencialmente divina o diabólica, cuya manifestación cinética no es ni más ni menos que el reflejo de cada uno de nuestros universos personales repletos de carencias e ignorancia, por lo que tus discursos en pro y en contra, tus declamaciones de nada sirven y son sólo ruidos que se apilan en este paisaje execrable. ¿Quién es capáz de afirmarse poseedor de la autoridad moral necesaria para juzgar y condenar a otros cuando sus propios ámbitos sufren el embate ineludible de su negligencia y su inacción?, ¿quién es capáz de creerse inocente y desconocer con una extrema ignorancia supina que SIEMPRE EL TODO ES LA SUMA DE LAS PARTES?
No estoy desconociendo estúpidamente la idiosincrasia criminal de los diversos estamentos de los diferentes poderes vigentes, te estoy diciendo que ellos representan, como mucho, la amplificación multiplicada de tu propia idiosincrasia elevada a niveles masivos…. Si sólo por un momento fueses capaz de intuir y ver lo que tus errores íntimos producen en aquellos ámbitos concernientes a tu intimidad podrías comenzar a comprender que, manejando cuantiosas sumas de poder, esta realidad global continuaría tal cual es, y tal vez mucho peor…, ¿o un poquito mejor, tal vez?
¿Te hacés cargo de modificar los paisajes que transitás, o simplemente gritás catarsis de un idealismo tan extremista y lejano que el mismo sistema te emplea contento y presuroso? El sistema te emplea para que funciones como válvula de escape para una silenciosa y popular presión insostenible, una presión que no encuentra alivio en las otras alucinaciones a los que han logrado acceder quienes no han sido (aún) completamente despojados de toda dignidad imaginable, y la acción de tu ilusionismo permite al desposeído aliviar sutilmente la ingente angustia tan cercana a la muerte de forma que el desesperado logre sobrevivir un día más para continuar en la esclavitud de su ignorancia, que, dicho sea de paso, no es una ignorancia mayor que la tuya, o la mía. Porque el monstruo que gobierna desde hace miles de años somos todos nosotros, los ignorantes de lo que es esencial.
Siento que lo esencial sólo puede conocerse a través de la acción, y siento que la acción es la adquisición de conciencia profunda. Pero discursar acerca de lo esencial es una falacia, siento, ya que mi lenguaje no es capáz de traducir la profundidad del entendimiento a la que es capaz de arribar el sentir. La madurez de nuestra raza está muy lejos aún, pero no podemos permanecer impasibles, tenemos que comenzar hoy; detener la estupidez más básica es urgente, necesario y útil. El que cada uno de nosotros/as actúe dentro de los 10 metros cuadrados más cercanos puede cambiar el curso de la historia, ya no esperes iluminados porque no va a venir ninguno.
Si estás leyendo estas letras es porque entendiste que éste texto no es un insulto dirigido hacia tu persona, es un impersonal llamado de atención, tal vez un mediocre compendio de relatos y conceptos que buscan desesperadamente alguna clase de mínima reacción tendiente a modificar, aunque sea sutilmente, todos aquellos motivos de esta obscura descripción. Por favor te lo pido, asumite y difundí esta catarsis, podría neutralizar, al menos, algún destino espantoso.

miércoles, 25 de octubre de 2006

Perfección

Vamos a celebrar la estupidez humana, la estupidez de todas las naciones, a mi país y a su corte de asesinos, cobardes, estupradores y ladrones.
Vamos a celebrar la estupidez del pueblo, la policía y la televisión.
Vamos a celebrar nuestro gobierno y nuestro estado que no es nación, celebrar las juventudes sin escuela, las crianzas muertas.
Celebremos nuestra desunión.
Vamos a celebrar eros y tanatos persephone y adres.
Vamos a celebrar nuestra tristeza, conmemorando nuestras vanidades.
Vamos conmemoremos como idiotas cada febrero y feriado, todos los muertos en las calles.
Los muertos por falta de hospitales.
Vamos a celebrar nuestra justicia, la ganancia y la difamación.
Vamos a celebrar los preconceptos y el voto de los analfabetos.
Conmemorar el agua sucia y todos los impuestos, quemadas, mentiras y secuestros.
Nuestro castillo de cartas marcadas, el trabajo esclavo, el pequeño universo, toda hipocresía y toda afectación, todo robo y toda indiferencia.
Vamos a celebrar las epidemias y la hinchada festejando al campeón.
Vamos a celebrar el hambre y no tener a quien oír y nadie a quien amar, seguir alimentando las maldades.
Vamos a aplastar a un corazón.
Vamos a celebrar nuestra bandera. Nuestro pasado del absurdo glorioso.
Todo lo gratuito y feo, todo lo que es normal.
Vamos a cantar juntos el himno nacional.
La lagrima verdadera, vamos a celebrar nuestra nostalgia, conmemorando nuestra soledad.
Vamos a festejar la envidia, la intolerancia y la incomprensión.
Vamos festejemos la violencia y olvidemos a nuestra gente que trabajó honestamente la vida entera y ya no tiene más derecho a nada.
Vamos, celebremos la aberración de toda nuestra falta de conciencia, nuestro desprecio por la educación.
Vamos, celebremos el horror de todo esto con fiesta, velorio y cajón.
Esta todo muerto y enterrado ahora, ya que también podemos celebrar la estupidez de quien envió esta canción...
Ven mi corazón esta con prisa.
Si la esperanza esta dispersa, es la verdad que me libera, basta de maldad y de ilusión.
Ven, amar es una puerta abierta.
Va llegando la primavera.
Nuestro futuro recomienza.
Ven que lo que viene es perfección.

lunes, 15 de mayo de 2006

Jubilaciones de Privilegio

De la inmensa variedad de injusticias enquistadas en esta sociedad, las abultadas jubilaciones de privilegio, son sin duda el paradigma de la afrenta más impune en contra de la decencia y la honestidad.

Si bien es cierto que esto es deplorable, no puedo dejar de reconocer que esta apreciación en gran parte está generada desde mi incapacidad para obtener un beneficio que no me corresponde. De estar capacitado para tal efecto seguramente estaría gozando de una estancia más distendida y placentera que mejoraría la calidad de vida de mi familia y me permitiría gratificarme con mi entorno, obteniendo así una relación más placentera en el mundo de mis afectos, haciendo por ellos más de lo que puedo.

Es probable que además efectivizaría mi colaboración con algún comedor comunitario de la zona, habilitando un gesto para obtener así el reconocimiento de muchos de los que me conocen, demostrando que soy una persona de bien, que por supuesto merece todo lo que ha logrado obtener. (Saberse merecedor de toda dádiva es facilísimo)

Siento pena por mi al reconocer que mis limitaciones van a confinarme a vivir con una miserable jubilación que obviamente me afectará y a los que de mi dependen, el día que mi salud no me permita generar ingreso alguno.

El hecho de no estar preparado para rechazar un beneficio que no merezco, pone de manifiesto que los argentinos a pesar que no somos derechos, seguimos siendo humanos.

Gracias Oscar.